viernes, 18 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 18-08-2017



Estira y afloja...

Me contaron las malas lenguas que el partido de Lobos BUAP contra el América estuvo a nada de ser el primero televisado de los licántropos en casa, pero que el tiempo les ganó a las partes que aún hoy están negociando el contrato de transmisiones para el Benjamín de la Liga MX.

Como les platiqué, el cuadro poblano se quedó sin transmisiones de sus primeros dos partidos porque no aceptó el ofrecimiento de Televisa para cerrar el acuerdo en tiempo y forma.

Me comentaron que la diferencia entre lo que piden los Lobos BUAP con lo que les ofrece Televisa ronda los 50 millones de pesos, pero las cifras en los extremos no corresponderían a lo que realmente empantanó la negociación.

Y es que los universitarios se quejan de que les ofrecieron 25 millones de pesos por un año, cuando lo que habría pasado es que "un asesor" les hizo creer que son el Real Madrid y se dejaron pedir entre 120 y 130 millones, con la consecuencia que todos conocemos: los mandaron a volar.

Lo que me platicaron es que esta semana y tal vez con el juego contra el América en puerta, Lobos BUAP se sentó a negociar en serio con Televisa y que la cantidad que se maneja hoy es de 80 millones, la cual no variaría mucho para que todos se den por bien servidos.

La cuestión es que ya no les daría tiempo de cerrar hoy y de transmitir el juego mañana, por lo que todo apunta a que sólo los 19 mil que paguen su boletito podrán contar que vieron el primer juego de los licántropos ante el Ame.

De pequeños triunfos

Querer competir con Tigres para fichar jugadores es como ponerse con Sansón a las patadas, y sin embargo, Pumas puede hoy jactarse de haber dado un gran, gran golpe.

A los regios les encaaanta lucir la billetera para encantar futbolistas que vengan a hacer más fuerte a un trabuco que ya de por sí es temible y aspirante a cada título que disputa.

Pero ni esos argumentos fueron suficientes para que Marcelo Díaz se decidiera a cruzar el charco desde Europa para enrolarse con el subcampeón y estampara su rúbrica con el cuadro de la UNAM.

A últimas fechas, el Club Universidad ha hecho hasta lo imposible para sanear unas finanzas, que amenazaron seriamente la operación del equipo hace unos meses, y deportivamente está pagando las consecuencias de no tener lana para invertirle lo que otros equipos, como Tigres, le invierten a sus planteles.

Resulta simpático pensar que justamente algo de la lana que pagó el cuadro regio por Ismael Sosa en 2016 haya ido a parar a la operación que pondrá al "Chelo" en CU y me intriga más ver cómo le va al chileno en comparación de la suerte que corra el uruguayo Gastón Silva, quien despreció a Pumas para ir a la Liga de Argentina y cuyo desaire finalmente condujo a que Marcelo Díaz ocupe la plaza que sería para él.

Ya veremos.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios