jueves, 31 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 31-08-2017



Líder instantáneo

En una época tan aciaga para Pumas, parece que Marcelo Díaz llegó a Ciudad Universitaria como un auténtico salvador.

Aunque el chileno no vino a México a meter esos goles que tanta falta le han hecho a los auriazules y que ya le costaron el puesto de entrenador a Francisco Palencia, apenas se bajó del avión y este señor dio muestras de que es un futbolista diferente, al menos a la mayoría de los extranjeros que se dejan venir a nuestra Liga.

Con unos cuantos días en el País, Díaz jugó sus primeros 45 minutos sin queja alguna en el partido de media semana ante Monarcas Morelia, y una semana después arrancó como titular ante Veracruz en el Puerto... Nada de andar llorando con la adaptación o la altura de la Ciudad de México, y no me refiero a su coequipero Mauro Formica.

Luego, el chileno se aventó la estelar puntada de asegurar que venía a Pumas a cobijar a los jóvenes, porque son ellos el futuro, no sólo en el futbol sino de la sociedad y el mundo mundial (casi como si hubiera leido en el avión la historia del Club Universidad Nacional).

Y lejos de aislarse, cobijado por los otros chilenos que militan en Pumas, El "Chelo" ha andado muy cerca de los capitanes que nombró Palencia tras la lesión de Gerardo Alcoba, Josecarlos Van Rankin y Abraham González, por lo que hay quienes esperan que el último fichaje de Pumas debute como líder del vestuario con la misma rapidez con la que debutó en el campo y sin llorar por la adaptación.

Fieras bien cómodas

Ojalá y alguien le avise a Jesús Martínez Murguía que los problemas en León no vienen por el técnico que acaba de correr, ni por el que va llegando.

Por ahí me contaron que al equipo le urge una limpia, porque los jugadores se han vuelto muy mañosos, y un grupo de ellos, encabezado por ¿quiéeen creen? Sí, Mauro Boselli, es quien la batuta en el equipo.

Los miembros de este grupito se sintieron poderosos cuando lograron echar a Luis Fernando Tena, pues el propio Boselli estuvo a punto de llegar a los golpes con Alfredo Tena, quien entonces fungía como auxiliar de El "Flaco".

¿Ustedes creen que el 'Capitán Furia' se enojó de la nada, nomás porque lo vieron feo? Pues claro que no, porque cuando un jugador se niega a reconocer sus errores y le encanta salir a la cancha a hacerse "pato", pues ahí están las consecuencias.

Resulta que a este vestidor ya le urge una aireadita, porque los cabecillas andan muuuy cómodos y no les gusta que les reclamen, que pongan en tela de juicio su calidad y sobre todo que les exijan. La bronca viene cuando estos son líderes dentro del vestidor e ídolos en las calles de la ciudad.

Ojalá que Martínez Murguía se dé cuenta de que a cualquier grupo siempre le viene bien que se le dé una buena sacudida, aunque al final sólo se queden los pocos que realmente valen la pena.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios