viernes, 18 de agosto de 2017

Epidemia futbolística



Las variables en el nivel futbolístico de nuestros equipos normalmente apuntan como responsables al individuo.

No hay sistema que funcione adecuadamente si las individualidades no han alcanzado un nivel aceptable de su potencialidad, la baja de juego individual es una enfermedad típica de los arranques de torneos.

Como excelente medicina a este recurrente virus está el paso de las jornadas, mas minutos jugados mas anticuerpos adquiridos y consecuentemente mejor funcionamiento colectivo.

Todos entendemos que los puntos de las primeras jornadas tienen el mismo valor que los de las últimas, pero al final de cuentas todos los equipos, con excepción de los finalistas que a veces se ven perjudicados por la calendarización, no es el caso de este torneo, están sumergidos en esas mismas dificultades.

Ya llegamos a la Jornada 5 y la lógica nos dice que deberíamos experimentar una mejoría en el nivel de los partidos, pero no así en la intermitencia futbolística de algunos equipos, que muchas veces se curan parcialmente quedando secuelas que los llevarán a cargar esta pesada cruz a lo largo de todo el certamen a consecuencia de la baja calidad de sus planteles.

De los equipos que considero fuertes candidatos al título de campeón solamente solamente Monterrey y América han logrado alcanzar un muy buen nivel en su futbol mismo antes de las Jornadas 6 y 7, en las que considero se debe hacer el primer corte de caja.

Las buenas noticias para el trabajo de Mohamed y del "Piojo" Herrera ahora se convertirán en presión u obligación de mantener o mejorar lo logrado hasta ahora.

Pero otros equipos como Tigres, Cruz Azul, Pachuca, Chivas, Santos y Pumas siguen infectados y requerirán unas semanas más de fuertes antibióticos.

Seguro algunos no lograrán recuperarse del todo y tendrán que ser intervenidos quirúrgicamente, sacar el que normalmente es considerado el problema, el técnico, aunque no lo sea. Es que les sale más barato a las instituciones cambiar a uno que a varios.

Esta epidemia futbolística en muchos equipos deberá estar controlada por ahí de la Jornada 6, ósea en la mitad de la próxima semana que será jornada doble, de lo contrario la palabra crisis sonará fuerte.

En el caso de los Tigres, el virus que afecta la individualidad y que se manifiesta de diferentes formas, parece ser muy resistente a los antibióticos que el Sr. "Tuca" Ferretti ha recetado.

Luego de cuatro fechas, tres de ellas jugando un futbol muy irregular, no se ha visto ningún síntoma de reacción de los felinos regios. Después de la goleada frente a Puebla, "Tuca" parece haber desconfiado del sistema y muestra dudas de cuál parado táctico debe utilizar.

Aun así creo que Tigres ganará a Pumas y el Monterrey tendrá un adversario con las características ideales para volver a enseñar su poderío ofensivo.
Anuncios