jueves, 10 de agosto de 2017

¿Inocente o culpable?



Por: Mario Castillejos | 10-08-2017

El destino, públicamente, llama hoy a Rafael Márquez al estrado.

Y después de poner su mano sobre la Biblia y escuchar la condición de "jura decir la verdad y sólo la verdad", el pueblo mexicano le pregunta: tú que recibiste el Balón de Oro 2017 por tu responsabilidad social a través de tu fundación ¿te declaras inocente o culpable de los hechos que se te imputan?

Ayer, muy temprano, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (en inglés, United States Department of the Treasury), le sacó tarjeta roja y suspensión definitiva a Rafa Márquez, supuestamente por estar vinculado con el narcotraficante Raúl Flores Hernández, con quien dicen actuó como intermediario de su organización.

Bajo la abreviación DTO (Drug Traficking Organizations), la investigación de más de dos años apunta que el futbolista se convirtió en socio del capo en hasta nueve empresas que van desde la Escuela de Futbol Rafael Márquez A.C, hasta el Grupo Terapéutico Puerto Vallarta y Prosport & Healt Image. También se dice que la relación entre Márquez y el narcotraficante "es muy larga" y lleva "aproximadamente 20 años".

Por lo pronto, las cuentas bancarias y propiedades inmobiliarias del capitán de la Selección Mexicana en los Estados Unidos han sido incautadas, además de sufrir la cancelación de su visa.

El narcotraficante Raúl Flores Hernández, también conocido como "El Tío", de quien dicen opera en México desde 1983, tiene acusaciones penales en Estados Unidos por tráfico de cocaína y lavado de dinero, además la PGR ofrece una recompensa de 5 millones de pesos para quien proporcione datos que lleven a su captura.

Hasta aquí los hechos, pero las preguntas brotan: ¿Una estrella mundial como Rafa Márquez, que ganó millones de dólares jugando futbol en Mónaco, Barcelona y Nueva York, tiene necesidad de involucrarse en operaciones obscuras?

Para su desgracia, un "yo no sabía que el dinero de este señor era ilícito" no lo exime de culpa, sobre todo cuando sobraban las publicaciones de sus antecedentes.

Y quiero suponer que eso fue lo que pasó: Raúl Flores se acercó un día para invertir en los negocios de Rafa, sin que éste se percatara que lo utilizó para lavar dinero. Pudiera ser.

¿Saldrá Rafa a dar una explicación?

Este problema no se arregla tramitando un amparo en Zapopan. De hecho, las entidades fiscales estadounidenses ya emitieron un veredicto contundente: es cómplice.

Creo que a nuestro máximo ídolo en activo sólo le quedan dos opciones: huir y esconderse o ponerse a disposición de la justicia americana para que en consecuencia repare el daño bajo las penas que marque la ley o se legalice su inocencia. ¿No cree usted?

PD: Una vez escribió Mark Twain: "todo hombre es como la Luna: con una cara oscura que a nadie enseña". ¿Será éste el caso de Rafa?

Lo escrito, escrito está.
Anuncios