miércoles, 27 de septiembre de 2017

Amor sin fronteras



A pesar de la lejanía, la afición de los Tigres no deja solo a su equipo.

Una mancha amarilla en la parte alta de la cabecera norte del Estadio Caliente marcó la presencia de la hinchada auriazul en territorio de los Xolos.

Y aunque sólo eran unos 50 seguidores, sus cánticos se escucharon hasta la cancha y por momentos opacaron a la barra "La Masakre", de Tijuana.

Algunos viajaron en avión y otros por carretera, para seguir confirmando que la pasión de la fanaticada auriazul no mide kilómetros ni distancias para apoyar a sus Tigres.

Y el ruido de los felinos, muchos de ellos de los Libres y Lokos, sonó fuerte en parte porque la afición de los Xolos no llenó el Estadio Caliente.

No había boletos para el partido, porque todo el estadio está abonado, sin embargo, el horario fue un factor que influyó para que muchos seguidores de Tijuana no acudieran al juego.

Al arranque del juego, ambas aficiones se unieron en memoria de las víctimas y en solidaridad por los damnificados por el sismo del 19 de septiembre en un minuto de silencio seguido del Himno Nacional.
Anuncios