martes, 12 de septiembre de 2017

Cambios atrasaron colocación de pantalla



La suspensión del partido Atlas-Tigres fue el resultado de una cadena de cambios y decisiones sobre la marcha que tienen a la pantalla del Estadio Jalisco incompleta y ocasionando problemas, un mes y medio después de la fecha en la que debía ser entregada.

La empresa Lightking México fue contactada originalmente para montar las vallas publicitarias alrededor del campo, pero tras un recorrido por el inmueble nació la idea de la primera pantalla de 360 grados del futbol mexicano en el lugar donde estaba ubicada la bocina.

Tras un anticipo de 2 millones de pesos y la aprobación del Atlas y la UdeG, comenzaron los trabajos con Lightking como la empresa que proporcionaba la pantalla y con Ricardo Camberos como encargado de instalar la estructura.

Para el 10 de agosto, semana y media después de la fecha en la que se estimaba iba a ser entregada y un día antes del Atlas-América, la estructura estaba asegurada y la pantalla montada a 18.5 metros de altura.

La seguridad estaba garantizada, pues Protección Civil de Guadalajara pedía que la instalación soportara 2.5 veces el peso la estructura y el trabajo realizado estaba sobrado, pues aguantaba 3.6, lo cual había sido avalado por expertos, de acuerdo con los peritajes.

Sin embargo, personal del Estadio Jalisco pidió que el doctor Melchor Rodríguez Caballero revisara el proyecto, pues lo conoce a la perfección, ya que encabezó su ampliación para el Mundial de 1970.

El experto sugirió elevar el nivel de seguridad a 5.0, por lo cual hubo necesidad de incorporar un cableado más grueso, reforzar la sujeción de dichos cables, repartir la carga del peso con otras columnas y fortalecer las soldaduras.

Miguel Tapia, administrador del Jalisco, pidió cotizaciones para este nuevo trabajo, lo que retrasó más la obra.

La empresa Comsa fue traída para realizar estos reforzamientos y dejó a la empresa de Camberos encargada del atirantado y elevar la estructura.

Camberos pidió que se le entregara el martes de la semana pasada, tres días antes del Atlas-Tigres, para poder asegurar la elevación de la pantalla, sin embargo, Comsa se tomó hasta el jueves, 24 horas antes del encuentro.

A pesar del tiempo limitado, Camberos le aseguró al Atlas que podía tenerlo listo y nunca hubo un plan B.

Sin embargo, el cableado más grueso y el peso añadido por éste -alrededor de 1.6 toneladas-, derivó en la falla de uno de los motores y estancó la estructura a 7 metros del campo para el partido del viernes.

Ayer, con el apoyo de nuevos motores y Comsa a cargo de la instalación, la estructura pudo elevarse a 17 metros, lo que permite que se juegue hoy el partido de los Leones Negros.

Mañana la estructura será bajada nuevamente para que Lightking pueda montar y conectar, ahora sí, la pantalla, para realizar las pruebas.

PASO A PASO

23 de junio
Se presenta públicamente el proyecto de Lightking y Clubes Unidos, con el 31 de julio como fecha de entrega.

10 de agosto
La estructura es elevada a 18.5 metros, con la pantalla montada, pero Clubes Unidos pide que se desmonte para quitarle peso de cara al Atlas-América, por dudas sobre la seguridad.

14 de agosto
Se busca la opinión de uno de los encargados principales en la ampliación del Estadio Jalisco, quien recomienda que se eleve la seguridad de la estructura, que ya cumplía con las especificaciones.

7 de septiembre
La empresa subcontratada para la instalación de la estructura recibe de nueva cuenta el proyecto, después del reforzamiento de la estructura. Dicha empresa había pedido tres días para trabajar y la recibió 24 horas antes.

8 de septiembre
Se cancela el partido Atlas-Tigres, de la Jornada 8 de la Liga MX, por decisión del comisario de la Liga MX y no por orden de Protección Civil de Guadalajara.

11 de septiembre
La pantalla se eleva a 17 metros para permitir que se realice el partido de los Leones Negros, hoy. Clubes Unidos hace responsable al proveedor por los hechos que llevaron a la cancelación de Atlas-Tigres.
Anuncios