miércoles, 20 de septiembre de 2017

Columna San Cadilla Mural | 20-09-2017



Sensibilidad

Es difícil tomar con buen humor lo que acontece en nuestro adorado mundo del deporte cuando una tragedia de la magnitud de la de ayer afecta el ánimo de los mexicanos.

Ver edificios, escuelas y multifamiliares colapsados, pero sobre todo el rescate de personas con vida y la irreparable pérdida de vidas humanas le toca lo más hondo del alma a cualquiera.

Y como bien dijo ayer Jair Pereira al salir de la concentración de las Chivas cuando Matías Almeyda decidió mandar a todos a sus casas, el deporte es lo que menos importa ante el dolor de quienes sufren.

En 1985, cuando un terremoto de 8.1 grados dejó miles de víctimas, el entonces presidente, Miguel de la Madrid, decretó tres días de duelo nacional y la Rama de la Primera División de la FMF -así se llamaba en aquel entonces- decidió posponer las Semifinales del Torneo Prode 85.

En aquella ocasión, los juegos América-Atlante y Puebla-Tampico Madero, que debían jugarse el 22 de septiembre, se reprogramaron para una semana después.

Aún así, varios sectores de la sociedad criticaron a los federativos por no darle una pausa más larga al campeonato futbolero.

Ahora ya no está la Rama de la Primera División, sino la Liga MX, y Enrique Bonilla y los dueños deben decidir.

La cancelación de los Octavos de Final de la Copa MX eran obligados por la inmediatez del suceso, pero ahora toca la dura decisión de seguir adelante con la Liga, que el viernes debe arrancar en Puebla, o de plano reprogramarla.

Algunos creen que el futbol es un distractor con acontecimientos como éste, pero otros consideran que la gente no tiene recursos ni emociones como para ir al estadio.

Según el calendario, las Chivas visitarán al América el sábado en el Estadio Azteca.

¿Será prudente jugarlo?

La taquilla de ese juego, hasta antes de lo de ayer, iba a ser donada en su totalidad para los damnificados del otro temblor, el del 8 de septiembre, en Chiapas y Oaxaca. No jugarlo sería retrasar esa ayuda, pero hacerlo podría resultar imprudente por la incertidumbre del estado real del inmueble.

¿Debe la Liga MX seguir adelante?

En Estados Unidos, tras los sucesos del 11 de septiembre de 2001, la actividad del deporte profesional fue suspendida toda una semana.

La preocupación de Bonilla y algunos dueños es que el calendario no soportaría más reprogramaciones.

Aquella Liguilla del Prode 85 no registró ni medias entradas en los estadios, sobre todo en Puebla y el Azteca.

Sean seguidores de las Águilas, las Chivas o de cualquier otro equipo, ¿creen que el ánimo está para ver futbol?

Ahí viene Matosas

Sólo siete jornadas duró Gustavo Matosas como técnico de los Estudiantes de la Plata, de la Liga Argentina, y ayer, tras perder 1-0 de local ante el Nacional de Paraguay y quedar fuera de la Copa Sudamericana, presentó su renuncia en calidad de irrevocable, ante la mirada sorprendida del directivo Juan Sebastián Verón.

El ex DT del León, el América y el Atlas dijo que era el responsable del fracaso y que seguir caminos separados era lo mejor para el club.

Ayer por la tarde por los rumbos de Torreón se decía que a el camino de Matosas lo llevaría a la Comarca.

¿A qué será?

Vuelta a España

El técnico del Cruz Azul, el español Paco Jémez, tiene las maletas listas para pelar gallo en diciembre.

En declaraciones para la estación de radio ibérica Onda Cero -a la que siempre le da declaraciones en buena onda-, Jémez dijo que dirigir en México ha sido la experiencia más difícil que ha tenido en su carrera como entrenador, que porque le exige mucho y la prensa lo critica.

Por eso, dijo que es un hecho que se regresará a España, peeeero no sabe si para descansar, buscar trabajo en otro equipo o reflexionar sobre si debe darle una nueva oportunidad a La Máquina y su entorno.

Por lo pronto, ya tiene boleto.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios