domingo, 24 de septiembre de 2017

Columna San Cadilla Mural | 24-09-2017



El sismo que cimbró al futbol

Los desastres naturales siguen demostrando que ante el poder de la naturaleza no somos nada, pero también sacan el lado más humano de las personas ante la catástrofe, el futbol no ha sido ajeno a ello, aunque también se ha llevado sus críticas, como pasó en 1985.

EL 19 DE SEPTIEMBRE DE 1985

México había sido designada como la sede del Mundial de 1986 tras la decisión de la FIFA de quitarle la organización del evento a Colombia ante los retrasos en la construcción de estadios y la infraestructura necesaria para albergar la justa.

Todo el País se preparaba para recibir su segunda Copa del Mundo, sin contar que el 19 de septiembre de 1985 una tragedia le cambiaría la cara a la Nación.

A las 7:17 horas del 19 de septiembre de 1985, un terremoto de 8.1 grado en la escala de Richter, cimbró al centro del País causando caos y destrucción, la tragedia toco a todos, incluido al futbol.

A nivel local, la Federación Mexicana de Futbol decidió reprogramar las Semifinales del torneo Prode 85, puesto que las condiciones no se prestaban para el encuentro, pues incluso el sismo tomó a los jugadores de América y Atlante en sus hoteles de concentración, mientras que ese mismo 19 de septiembre se jugaría la Semifinal entre Puebla y Tampico en la capital poblana.

Pero la preocupación iba más allá de lograr reprogramar el torneo que al final ganó el América, con todo y que su figura, Daniel Alberto Brailovsky salió huyendo del País con todo y su esposa embarazada, acción que le costó terminar su carrera profesional en México.

A los federativos les preocupaba lo que nueve en meses después vendría, albergar el Mundial de futbol, y la FIFA, tras el desastre natural, se preocupó ante el temor de que el País no estuviera listo para el evento.

EL SHOW DEBE CONTINUAR

"Podrá caerse la ciudad, pero los estadios del Mundial siguen en pie".

Frase contundente que declaró Guillermo Cañedo de la Bárcena, entonces presidente del Comité Organizador del Mundial de México 86, y que resumió que pese a la tragedia, el dolor del pueblo, los problemas económicos que enfrentaría el País tras el terremoto, el show debía continuar.

Y en efecto, ni el Estadio Azteca, sede el juego inaugural y la Final, así como el Estadio México 68 (hoy Olímpico Universitario) sufrieron daños en su estructura, o al menos eso fue lo que se dijo en su momento, así que si los estadios del entonces DF estaban en condiciones, no había razón para pensar que el resto del País no lo estaría.

"La FIFA realizó hoy una reunión de urgencia en Río de Janeiro con la presencia del presidente, y al término de la reunión, Abilio Almeida (del comité organizador de México 86), declaró que no se puede cambiar de sede cuando faltan 9 meses para el inicio porque todo está preparado para recibir a los equipos y el turismo", se citó en uno de los cables informativos que circularon por la tarde de aquel 19 de septiembre de 1985.

En efecto, Cañedo sabía que las consecuencias económicas serían mayúsculas si hubiera una cancelación o incluso una modificación en los tiempos, como se llegó a pensar.

Alemania surgió como propuesta de sede alternativa, o la opción de aplazar a 1987 el inicio de la justa también se planteó, pero el directivo mexicano no planeaba dejar ir el segundo mundial para México y viajó a Zurich para hablar directamente con los altos mandos de la FIFA y evitar cualquier sorpresa.

Además, Cañedo y la FMF tenían todo el apoyo del Gobierno del entonces presidente Miguel de la Madrid, situación que a la postre le valdría todas las críticas por el trato que tuvo ante la tragedia y que se evidenció cuando en la inauguración del Mundial, todos los aficionados en el Estadio Azteca lo abuchearon.

Así, mientras el País trataba de levantarse de la tragedia, la FMF seguía preparando su Mundial esperando que las cosas se calmaran en los meses posteriores.

¿Y AHORA QUÉ?

Coincidentemente este año se anunció a México como candidato a sede para el Mundial conjunta con Estados Unidos y Canadá para 2026.

Coincidentemente, el sismo del pasado martes fue el mismo día 19 de septiembre como sucedió en 1985.

Coincidentemente como en aquel 1985, ese martes había partidos oficiales de futbol programados, uno de ellos era el América contra Cruz Azul en el Estadio Azteca dentro de la Copa MX.

Coincidentemente el pánico se apoderó de algunos futbolistas, como le pasó al "Ruso" Brailovsky, pero esta vez el argentino jugador de la Franja, Carlos Salom, luego de declarar que "se arrepentía de venir a México". El sudamericano alcanzó a recapacitar y a través de un video ofreció disculpas y agradeció a México por abrirle las puertas.

Pero hoy, el futbol mexicano dio una muestra de que con su poder de convocatoria es capaz de unir a muchos.

Más allá de la decisión de la FMF de aplazar hasta el martes la reanudación de la Liga y que este fin de semana se suspendió, lo que mejor sabor de boca ha dejado es la manera en la que los futbolistas y equipos se han volcado para ayudar.

Pareciera que el luto debería guardarse más días, que el País y sobre todo la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas no están aún preparados para pensar en espectáculos, pero la realidad es que también así como pasó en 1985, una semana después el espectáculo debía continuar y si en algo el futbol puede aminorar el pesar de una nación, adelante.

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios