miércoles, 13 de septiembre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 13-09-2017



Verón sigue en CU

Las ironías de la vida pueden ser tan curiosas, que casi al tiempo que la directiva de Pumas orilló a Darío Verón a dejar la institución, por otro lado le dio chamba a su hermano Arístides.

La historia del familiar del histórico defensa felino con la institución ya es añeja, pues desde 2009, por "coincidencias" de la vida, su hermano entró a trabajar como preparador físico.

El mayor de los Verón se mantuvo siempre en las categorías inferiores hasta que en 2013 fue a probar suerte a equipos de la Segunda División, primero con Coatzacoalcos y luego con Reynosa.

Fue justo previo al Apertura 2017 que la directiva de Rodrigo Ares de Parga le abrió de nueva cuenta las puertas de CU, justo al tiempo que a Darío "se las cerraban", por así decirlo.

Arístides fue acomodado en la categoría Sub 15, pero con el adiós de Francisco Palencia y la llegada de Sergio Egea, ahora todos los días se puede ver de nueva cuenta a un Verón dando instrucciones a las huestes felinas.

Correctivo tuzo

Bien dicen que una que otra convocatoria al Tri y otros tantos minutos de fama pueden marear a más de uno.

Con eso tuvo que lidiar Pachuca en las últimas semanas con Érick Gutiérrez, quien digamos que andaba en un plan difícil y no quería hacer caso a las actividades extra futbol que suelen realizar con gusto los Tuzos.

"No quiero", "¿Por qué yo?", "Que vaya otro"...

Algo le picó a mi "Guti", que de un día a otro se nos transformó en una diva de primera que no quería tener contacto con el mundo exterior, aun a sabiendas de que debe hacerlo por contrato.

Me contaron que alguien se enteró de los desplantitos de Érick y ni tardo ni perezoso le puso un jalón de orejas que, aseguran, dio resultado inmediato.

Aplauso para la gente de Pachuca, pues no sólo impulsan estrellas para que brillen en el campo, sino que se ponen las pilas para que tengan los pies en la tierra fuera de éste.

Sonido despistado

Si hiciéramos una "Tabla de Posiciones de Sonidos Locales", el del estadio del Puebla también sería colero del torneo.

Lindo numerito hizo el encargado de la megafonía del Estadio Cuauhtémoc el viernes pasado previo al encuentro entre Puebla y Cruz Azul.

Yo no sé si no le avisaron o qué, pero ambos equipos, junto a los árbitros, se formaron en el centro del campo para guardar el minuto de silencio por las víctimas del sismo del jueves, y ni una palabra previa desde las bocinas.

Fue hasta que terminó el acto solemne que se abrió el canal, pero sólo para hacer las cosas peores: "Se guardó un minuto de silencio por los problemas que atraviesa el País", fue lo único que emitió la voz del Cuauhtémoc, sin más.

¿A cuál de todos los problemas se referiría? Porque si nos ponemos a escoger, pues se habrían guardado 90 minutos de silencio y ya no hay juego.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios