jueves, 21 de septiembre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 21-09-2017



¿Qué andaba haciendo ahí?

Quienes espero que aparezcan pronto tras el sismo del martes pasado son los de la Comisión Disciplinaria, que ni pío dijeron de la aparición de Fidel Kuri Grajales, dueño de los Tiburones Rojos de Veracruz, el domingo en los vestidores del Estadio Luis "Pirata" de la Fuente.

Me contaron que el mandamás de los escualos estuvo muy activo y con la cuarteta arbitral liderada por Óscar Macías cuando se suscitó la situación de que tanto el conjunto jarocho como su rival Lobos BUAP iban a salir a jugar con uniforme blanco.

Kuri Grajales no puede estar en esa zona porque tiene castigo hasta septiembre del año próximo.

Pero no sé si el comisario no lo reportó, o de plano los de la Disciplinaria andan perdidos con lo del sismo, pues nada han dicho.

¿Y los celestes, apá?

En verdad no me gusta criticar en momentos complicados, como por los que atraviesa México en estos días, pero no sé si alguien me pudiera decir ¿por qué el equipo Cruz Azul no salió, como sí lo hicieron muchos otros equipos, para ayudar tras el sismo del martes?

Y es que mientras que el León, Pachuca, Toluca, Veracruz, América y Xolos, por citar algunos, lanzaron iniciativas de apoyo para los damnificados, los celestes pasaron desapercibidos.

De no ser porque el técnico Paco Jémez se dio una vuelta a la Plaza de Toros México a donar víveres y a ayudar; y porque la cementera Cruz Azul informó en Twitter que apoyará con maquinaria, prácticamente no hubiéramos visto nada de los celestes.

No sé si era muy difícil armar un centro de acopio en La Noria o en el Estadio Azul, en el que estuvieran algunos elementos del primer equipo recibiendo todas las donaciones.

Así lo hicieron los Diablos Rojos en el Nemesio Diez, los Panzas Verdes en el Estadio Nou Camp, los escualos en el Estadio Luis "Pirata" de la Fuente y los Xolos en el Estadio Caliente.

Ojalá que pronto veamos alguna iniciativa de apoyo de La Máquina en este difícil momento que vive el País.

Se llevan regaño

Y siguiendo con La Máquina, los que se llevaron tremendo regaño el sábado pasado fueron los encargados del Estadio Azul.

La directiva de Cruz Azul estaba molesta porque no sirvió el carrito médico cuando quisieron llevar al lesionado Ventura Alvarado, de Santos, hacia la ambulancia, localizada en la puerta del túnel que conecta con la Plaza de Toros México.

Y es que minutos antes había funcionado, cuando retiraron al jugador de la cancha, pero cuando quisieron arrancarlo para moverlo, ya no prendió.

Me contaron que una pieza del motor no estaba bien ajustada y con el ajetreo previo, pues ya no dio marcha.

Tras ello, a los paramédicos no les quedó de otra que llevarse a Alvarado en la camilla, ante la mirada desde la tribuna del presidente celeste Guillermo Álvarez.

Al final les llamaron la atención, pero se aminoró un poquito el regaño por el triunfo celeste.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios