viernes, 22 de septiembre de 2017

La joya Rayada



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' | 22-09-2017

Cuando enfrentamos momentos como el que hoy vivimos en México, nos damos cuenta de la grandeza de nuestra gente.

El gigantesco corazón del mexicano salta del pecho impulsado por el amor al próximo y cada vez que son llamados a aportar su granito de arena salen a la calle arriesgando sus vidas para salvar a otras. Dan sin esperar nada a cambio.

Soy mexicano desde hace 25 años y aprendí que aquí no aplica el dicho "cada pueblo tiene el Gobierno que merece". Somos únicos y les aseguro que no ha habido un gobierno que haya hecho algo para merecer el pueblo tiene.

HABLEMOS DE FUTBOL

A lo largo de su historia el futbol ha sido utilizado como esparcimiento, distracción de los problemas sociales, diversión y convivencia.

Un deporte que creció rápidamente por la sencillez de sus reglas y por lo económico que "era" practicarlo. Se convirtió en parte de nuestras vidas.

En un estadio de futbol o frente a la tele basta unas grandes jugadas, algunos goles, unos tragos de cerveza y un buen amigo que escuche tus correcciones tácticas o quejas en contra del árbitro para que te olvides, durante 90 minutos, en qué planeta vives. Éste es el futbol.

Pero para ser un profesional de futbol se requiere tener el don, pasión, talento y disciplina, cosa que nos ha mostrado tener el joven canterano rayado Jonathan González.

Con un gran potencial, el chamaco le arrebató la titularidad al experimentado Jesús Molina y ha aportado mucho al medio campo rayado con su dinámica para recuperar balones, su gran técnica para distribuirlos y una actitud adecuada para una posición tan importante en cualquier esquema táctico.

Una joya, tal vez así podemos describir a esta gran promesa, a este rapidísimo volante contención de los Rayados.

Pero no está de más recordar a González que no todo que inicia bien tiene un final feliz, la vida nos da sorpresas.

Para que su carrera alcance grandes alturas y vaya de la mano de su capacidad se requerirá de mucha dedicación, respeto por los demás, por su propio cuerpo. Será necesario una actitud propositiva inquebrantable y mucha humildad.

Al joven Jonathan le dejo una frase que le puede ser de mucha ayuda: "El talento es nato, pero todo lo demás se debe forjar a base de trabajo".

Sabedores que Jonathan nació en los Estados Unidos, no estaría mal que lo convocaran a la Selección Mexicana y que jugara unos minutos en un partido oficial para amarrarlo antes que los gringos lo hagan.
Anuncios