lunes, 30 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Mural | 30-10-2017



El infiel

Ahí tienen a José Luis Higuera de coqueto y amenazando con ser infiel.

No vayan a creer, mis filosos lectores, que el CEO de Omnilife y las Chivas ande poniendo el cuerno, sino que le hizo ojitos a alguien que podría resolver muchos problemas en el Rebaño, pero su llegada significaría una traición a las políticas del equipo.

Higuera se encontró con Mauro Boselli en el Gran Premio de México, se tomó una foto con él y la subió a su cuenta de Twitter.

"¡Qué gusto con @mauroboselli, que esta listo para @Chivas, nos va a matar Chuchito!", escribió Higuera, en referencia a Jesús Martínez Murguía, presidente del León.

El actual líder de goleo continuó la broma en Twitter.

"Qué bueno que me hagas un lugar por si @jmartinez_leon me declara transferible", posteó Boselli.

Unas horas después, Higuera se dijo sorprendido porque mucha gente se molestó por su broma de que un extranjero llegue al plantel rojiblanco.

"¡De verdad están cañones! Es increíble que puedan pensar eso", escribió.

La puntada puede parecer graciosa para algunos, pero lo que me sorprende es que Higuera se tome tan a pecho los comentarios de la afición, a la que de por sí no tiene muy contenta por la pobre campaña del equipo.

No hace falta echarle más leña al fuego. ¿O sí?

Volando sobre el pantano

La UdeG está prácticamente eliminada de la Liguilla del Ascenso MX, pero no es como que al técnico Jorge Dávalos lo tenga sin sueño.

A pesar que los jugadores mantuvieron la firme idea de pelear por clasificar, el "Vikingo" se encargó de contrariarlos y hasta minimizó las capacidades de su equipo.

¿La Liguilla? No... ¿cómo creen? Si éste es el equipo más joven y con menos nómina de la Dimensión Desconocida. Palabras más, palabra menos, así se expresó Dávalos de los Leones Negros durante todo el torneo, con todo y que hace una semana se asomaba la esperanza de clasificar.

Pero qué duro le ha tirado a la Liga, pues se queja de que los jugadores son mañosos; los árbitros, incompetentes, y el nivel, risible. Bueno, es que -al menos eso piensa él- su plantel no forma parte de la división, aunque juegue en ella. Lo que pasa es que está en formación y vive, al margen del lodazal, un proceso a largo plazo.

¿Qué tan largo? Pues quién sabe, pero ya sabemos la justificación de los siguientes partidos que pierda su equipo y si en los próximos torneos se conforma con no bajar a Segunda.

Partido a partido, pues.

Broncas de dinero

La noche del sábado, las Chivas vencieron sin mayor dificultad a un irreconocible equipo del Tijuana.

Los Xolos por momentos caminaban y dejaban espacios contra un equipo que está fuera de la Liguilla, mientras ellos si peleaban por entrar.

¿Tendrá algo que ver que los futbolistas no han recibido salario en tres quincenas, que hoy se convertirán en cuatro?

Pues el técnico Eduardo Coudet trató de minimizar la problemática al decir que ellos salen a jugar para ganar, con el romanticismo del futbol amateur, aunque luego les dio un llegue a sus pateabalones, al declarar que tiene un gran plantel, pero no un gran equipo. ¡Tómala!

Pero si alguien no recibe paga en su trabajo tiene razones para molestarse, porque imaginen a futbolistas como Juan Manuel Iturbe, quienes no tienen tapujos para decir juegan por dinero.

Ahora tendrán que inventarse otro chiste, digo, mientras les pagan.

Avionazo

¿Se acuerdan de Néstor Calderón, quien fue campeón con las Chivas y cerró el torneo en un nivel sorprendentemente bueno?

Pues el "Avión" encabezará la lista de transferibles de los Pumas, junto con el ecuatoriano Joffre Guerrón, a quien su promotor vendió como la octava maravilla y nomás no dio más de lo que todo mundo, menos la directiva, sabía que podía dar.

A Calderón no lo quiso de regreso el Santos y se lo aventó a los Pumas, quizá porque tenía clara la medianía del delantero, quien estuvo en los cuernos de la luna y luego azotó gacho. ¿Quién lo quiere?

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios