miércoles, 11 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Norte | 11-10-2017



Viva el futbol

Lo de anoche fue un hervidero, desde la parte más alta del norte de los Estados Unidos, hasta la más baja del sur de Argentina.

Lo que ayer vivimos en un lapso de 2 horas y 22 minutos hacía muchos años, muchos, muchos, que no lo habíamos pasado, sentido y, la mayoría, hasta disfrutado, aunque algunos otros sufrido y lamentado.

Fue desde el primero hasta el último minuto, literal. Argentina comenzó perdiendo a los 40 segundos en Ecuador, a las 6:31 de la tarde, y Panamá anotó al 87', a las 8:44 (todo del tiempo de México), lo cual los metía (a los canaleros) directo al Mundial y dejaba fuera a Estados Unidos de este mismo evento.

Del 1' al 90' de cada juego, hasta con tiempos de compensación, vivimos 2 horas y 22 minutos de intensidad, de pasión, de gritos, de ver quién se metía, quién revivía, quién estaba a la espera y otros, como Venezuela y Trinidad y Tobago, dos selecciones ya eliminadas, haciendo la maldad y dejando fuera a Paraguay y Estados Unidos, que si ganaban entraban, pero ambos perdieron.

Previo a los encuentros de ayer, no los europeos, ésos no, sino los sudamericanos y los de Concacaf, hubo ciertas especulaciones de posibles arreglos, sobre todo con la situación que vivía Argentina en su confederación.

Pero señores, bendito sea el futbol en el continente de más corrupción, de más arreglos y que hacía que, aunque no quisiéramos, por nuestras mentes pasara la posibilidad de un arreglo en el juego de los ches... y algún otro.

Luego de lo visto y vivido ayer, nadie puede decir que un arreglo o enjuague calificó o eliminó a alguna selección.

Argentina se ganó a pulso su clasificación. Lionel Messi demostró su grandeza, su calidad, su temple, su arrojo y el por qué Lionel es Lionel, señores.

Estados Unidos, que todo el planeta lo hacía en Rusia 2018 por el poder que tiene a nivel mundial, quedó fuera a pulso, por sus derrotas, por su pésima eliminatoria y, cuando tenía en sus manos el pasar, llegaron Panamá y Honduras para ganarle a Costa Rica y México, y dejarlos fuera.

(Bueno, eso sí, errores fuertes del arbitraje mancharon los triunfos. En el de México los goles 2 y 3 de los hondureños venían precedidos de falta y fuera de lugar, y el gol de Panamá, el 1-1, no entró. Pero fueron errores, no arreglos).

Desgraciadamente el tipo de emociones que ayer vivimos no se pueden experimentar en cada evento. Lo que anoche pasó debería de ayudar para que la Liga lo aplique nuevamente.

¿Que a qué me refiero?, pues a jugar todos los partidos de la Fecha 17 a la misma hora.

La emoción de un minuto estar afuera y un minuto estar adentro, es indescriptible.

(Hablo en el plano futbolístico, que quede claro).

Albur chileno

Ayer hasta parecía albur o doble sentido. En cada minuto de la eliminatoria Chile entraba y Chile salía, y tantas veces sucedió eso, que al final terminó agotado y muerto.

Y lo insólito. Chile, durante la eliminatoria, hizo un reclamo a FIFA, el cual lo ganó, pero al final terminó por eliminarlo. Suena, se oye y se lee raro y contradictorio, pero aquí va por qué.

Chile fue a empatar 0-0 a La Paz ante Bolivia. Tras el juego, los de Juan Antonio Pizzi descubrieron que el jugador Nelson Cabrera, paraguayo nacionalizado boliviano, no reunía los requisitos para jugar con su nuevo país.

Cuando eso sucedió, Perú se dio cuenta que ante su selección también había jugado y también metió el reclamo a la FIFA. Los peruanos habían perdido 3-0 en La Paz.

¿Qué sucedió?, pues que la FIFA le dio la razón a chilenos y peruanos y les dio los dos y tres puntos a cada equipo. (A Perú 2 porque había ya empatado).

Si Chile no hubiera reclamado, se hubiera quedado con ese punto del empate y Perú con cero. Chile hubiera acabado la eliminatoria con 24 y Perú con 23.

Increíble lo que pasó. Algo que hace meses creyeron que era un triunfo, terminó siendo la derrota andina más cara de esta selección. Ganaron para perder.

Luego de hacer cálculos y de ver esto que ahora les cuento, y que ayer en Sudamérica se supo en la misma noche, el paraguayo/boliviano a quien protestaron, Nelson Cabrera, le dedicó un tuit a los chilenos.

"Dios sabe lo que hace y sus tiempos son perfectos".

@nelsoncabrera22

Arroz prieto

Ver fuera a Estados Unidos puede producir un cierto dejo de alegría a los mexicanos. No lo neguemos, la mayoría sí lo deseaba.

Pero hay algo que no estuvo chido, la verdad, por más que nos guste que EU no vaya a Rusia.

El 15 de octubre del 2013 Estados Unidos ganó 3-2 en su último partido. Ése resultado metió a México al Repechaje y finalmente fue a Brasil.

El 10 de octubre del 2017, 4 años después, Estados Unidos estaba en Repechaje, requería que México no perdiera, que le devolviera el favor, ¿y qué pasó?, pues que México perdió.

Sí, chido que se quede fuera del Mundial, pero en la vida siempre hay que ser agradecidos.

No es de bien nacidos que algún día te ayudaron y tú, pudiendo devolver el favor, no lo hiciste.

PD: Fue el arroz prieto, me cae.

Pobre Juan

México, que ayer tuvo varias ausencias importantes, perdió 3-2 con dos goles hondureños que no debieron ser contados.

Claro, no jugó su mejor partido. Es más, tal vez de los más malitos, y de ahí se agarraron los anti Juan Carlos Osorio.

Ya les daré más detalles mañana porque aquí se acabó el espacio, pero...

¿Por qué Ricardo Peláez, Hugo Sánchez, y a veces el "Chelís", le tiran tanto al colombiano?

Ha sido la segunda mejor marca de puntos en la historia de las eliminatorias mexicanas, sólo abajo de la de Ricardo La Volpe, y lo critican como si hubiera pasado raspando o en Repechaje.

¿Alguien no les dirá que esto es de resultados?, también de futbol, sí, pero las competencias se ganan con resultados, no con futbol sin marcadores favorables.

¿Qué Selección Mexicana ha jugado bonito y llegado al quinto partido?... ninguna.

¿Cuándo se entenderá que la vida es de resultados?

Aún recuerdan el 7-0 de Chile, que hoy está fuera.

PD: Discúlpelos, señor Osorio, no saben lo que dicen.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios