miércoles, 18 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Norte | 18-10-2017



¿A qué juegan?

Cuando ayer abrí estos ojitos que Dios me dio (no porque estuviera dormido, pues jamás duermo, sino porque hago yoga en las madrugadas)...

¿En qué me quedé?, ah sí, les decía que ayer que amaneció recibí un WhatsApp de una amiga que me "cuestionaba" el que haya escrito en la columna las palabras "huevonear" y "pecar de displicentes". Me puso el emoji con los ojitos para arriba.

Lo que escribí fue: "¿A poco ustedes no ven huevonear y pecar de displicentes a otros?", refiriéndome a jugadores de Tigres. Hubo, además de "La Juninha" (así le digo de cariño), otros que también cuestionaron lo escrito.

Tengo semanas escribiéndoles e informándoles la situación interna de los Tigres. Les he dicho hasta el cansancio que los puntos que llevan son engañosos. Que la posición en la tabla, las unidades acumuladas, los goles recibidos y los goles anotados no reflejan el futbol que han estado jugando.

Semanas poniéndoles aquí lo que platico con mi Judas Jugador, quien me dice que no están jugando como deberían, que no están haciendo futbol y que no se mejora, a pesar de que ganan.

Aunque mi comadre "La Juninha" me cuestione, es inevitable volverlo a escribir: "Tigres se está contagiando de los jugadores huevones y displicentes que tiene en su cuadro titular".

¿A qué juegan los Tigres?, ¿a dar pases y pases y pases y tener la posesión de la pelota?

¿Dónde está aquel André-Pierre Gignac que metía goles, que hacía diferencia, que maravillaba?, porque al que vemos ahora no anota, pierde balones, le rebotan en las espinilleras y está más lento que un trámite gubernamental.

¿Alguien puede explicar por qué Enner Valencia se trompica tanto y no provoca peligro su futbol?

¿A qué juega el medio campo felino?, ¿dónde está el punto importante en el ataque de los Tigres?, ¿por qué demonios pasa la pelota tan lenta de un lugar a otro sin que llegue con peligro al final de la jugada?

¿Por qué los delanteros no son certeros cuando deben serlo?, ¿por qué no se siente peligro cuando Tigres ataca?

Y así puedo seguirle, con la falta de juego de Carioca, con lo sobrado y displicente del "Chaka" y algunos más.

Juegan a un cuarto de gas, creen que con la camiseta van a poder, se esfuerzan lo mínimo, ah, y eso sí, cuando la gente abuchea, hay quienes se indignan.

Ayer, y no es la primera vez, se vio aplaudir a Nahuel Guzmán hacia la tribuna cuando ésta, con toda la razón del mundo, abucheaba al equipo.

Volteaba a la tribuna y aplaudía con una sonrisa irónica en la cara.

(Con todo respeto hago a un lado a jugadores como Javier Aquino, Edu Vargas, Hugo Ayala y Juninho. Ellos creo que no entran en ese pool de huevones y displicentes. De Kolo, pues ni pa'llá ni pa'cá. "Frío como el viento", cantaría Luis Miguel).

Los abucheos

En ambos estadios, tanto en el BBVA como en el Uni, la afición ya se manifiesta de manera muuuy acertada en momentos malos.

Ayer, la afición de Tigres que llenó el Universitario comenzó a abuchear al equipo desde el minuto 63. Sí, iban ganando, pero no le gustaba lo que estaban viendo.

Que alguien le diga a los jugadores que Tigres no está solamente para ganar partidos. Cuando pertenecían a la UANL con un presupuesto de 2 pesos, sí, pues había que sumar puntos.

Hoy tienen los salarios más altos y los jugadores más caros. La gente no quiere triunfos de 1-0 ante un Veracruz parchado con jugadores nivel medio y con un DT que nadamás siempre pierde contra Ricardo Ferretti.

José Cardozo ya sueña a Ferretti. Lo ha de ver seguido en la cama, detrás de él hablándole al oído.

Si en Tigres no les parece el abucheo, tomen en cuenta que esta afición es la que paga más caro, es la que viaja más en cantidad, es la que gasta tanto como la de Rayados, para que el equipo más caro del país termine echado atrás persignándose para que el Tiburoncito no le anote el gol del empate.

Incluso hubo un penal claro al minuto 90 que el silbante no marcó. Había sancionado una falta antes, pero ésta está en duda de que haya sido.

Muy bien la afición en exigir. Muy bien la afición en reventar a quien se merece que se le reviente. Muy bien la afición en abuchear.

Sí, Tigres tiene 22 puntos y es tercero general (con un juego menos). Sí, Tigres es la segunda mejor ofensiva. Sí, Tigres es la tercera mejor defensiva, pero sí... Tigres es de los que aún no sabemos a qué juega, y a lo que juega, no gusta. Gana, pero no gusta.

"Jugando así nos goleará el Toluca el sábado" y "Dénsela a Nahuel de una vez, total, está solo". Gritos de aficionados del Uni criticando la forma de jugar de este equipo.

Y no sé si se dieron cuenta, en los últimos dos corners fueron tres al ataque. Sólo tres. Todos atrás defendiendo.

¿Y 'Tuca'?

El Judas Jugador dice que los culpables son ellos mismos, pero a Ricardo Ferretti de Oliveira no se le puede excluir.

Es el responsable, el que manda, el que dirige, el que decide, el que para al equipo, el que lo hace funcionar y el que impone el estilo.

Este equipo tiene muchos puntos para lo que juega y no se ve por dónde pueda cambiar.

Ayer lo discutía en un grupo de amigos (WhatsApp). Ellos opinaban que Tigres va a despertar, que va a arrancar. Yo les informaba -no opinaba- que esto muy probablemente ya no sucederá.

Lo que platico y me entero de adentro de Tigres me hace informarles -no opinar, insisto- que esto está muy mal y que no es ni el quinto candidato a campeonar.

Quiero ver la entrada del sábado en el Universitario. Les firmo que habrá huecos en la tribuna, y bien merecido se lo tendrán.

"Buena afición" no es la que apoya en las buenas y en las malas. "Buena afición" es la que exige y deja de ir a un espectáculo que no es de calidad.

"Hay que apoyar en las buenas y en las malas", frases de fanáticos de tribuna, de quienes no tienen vida más que el futbol y de dirigentes que quieren que el negocio no se caiga.

Basta de aplaudir los malos espectáculos... por muy tercer general que sean.

No son Puebla, Veracruz, Atlas o Morelia. Son el equipo más caro con un espectáculo muy barato.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios