martes, 24 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Norte | 24-10-2017



Terminator

No bueeeno, las historias del señor Alan Pulido Izaguirre son verdaderamente de película, de ésas que ni a Mario Almada, en México, ni a Bruce Willis, en sus "Duro de Matar", les creerías.

Alan ha sido capaz de escapar de secuestradores zetas, de esperar a que se durmieran en la casa donde lo tenían sometido, ir leeentamente caminando sin que lo vieran, desarmar a los que lo cuidaban, salirse por una ventana y correr como jamás lo hace en la cancha para salir bien librado.

El domingo por la noche Pulido hizo pérdida total su Audi R8 2017 de un costo aproximado de 2.6 millones de pesos. Sí, inservible quedó su nave, lo que nos indica que el golpe no fue un simple lleguecito o alcance.

Bueno, pues el delantero de las Chivas no tuvo ningún raspón, ni un golpe ni ningún hematoma, mejor conocido como chichón.

(Qué raro. Del secuestro sale perfectamente librado. Del choque con pérdida total sale ileso. Y cuando Hugo Ayala lo pisó en la cancha, pegó el grito en el cielo y a Walmart fue en carrito con motor porque no podía caminar... che vato tan faramalloso).

¿Por qué el señorito Pulido Izaguirre no estaba en la escena del choque el domingo en la noche?

Tomó Moet

Señores, aquí lo decepcionante es lo que el Club Guadalajara trató que nos creyéramos, como si la gente fuera a tragarse su discurso protector.

Según Chivas, Pulido NOOO iba manejando, que ya iba de regreso a su casa y que el culpable fue el otro coche, al pasarse un rojo.

(Ya nomás faltó decir que venía de misa, que traía la ostia en la mano y que estuvo platicando con un sacerdote toda la noche).

Lo que asegura Chivas:

1. Alan Pulido no iba manejando.

Falso. Señores, Grupo Reforma tiene los testimonios de que el polémico jugador, a quien ya comparamos con Arnold Schwarzenegger, sí iba al volante.

Tres testigos -cada uno por su parte- nos relatan lo que vieron, incluso uno nos contó cuando el jugador se subió a su coche en el lugar del concierto y le aceleró como suele hacerlo un niño rico que trae una nave para impresionar.

2. No bebió alcohol.

Falso también. Él y unos amigos estuvieron en el área Vip del "Calle 2" donde se presentaba un tal Bad Bunny. Mientras toda la perrada en ese lugar chupaba cheve, ellos, en el área Vip, se reventaron sus botellas de champagne Moet, así lo relató Fabián Luna, locutor de la estación La Poderosa, en León, quien estaba ahííí, al ladiiito.

"Pura champaña Moet. Él tomaba y sus amigos también tomaban, como se dice en el barrio, del pico de la botella. A los demás sólo nos vendían cerveza", relató el locutor.

"Al terminar, Alan se puso lentes oscuros, una gorra y se quiso quitar la playera que traía, pero no pudo porque, la verdad, sí le pegó duro, sí le metió mucha agua a los elotes", agregó.

Beber alcohol no tiene nada de malo, pero cuando chocas, haces pérdida total tu nave y no te quedas en el lugar de los hechos, pues sí es un punto muuuy en contra.

3. Pulido iba para su casa.

Luego de un concierto, con amigos, a las 11 de la noche, con champagne en la sangre, ¿creen que Alan iba a su casita, a ponerse la pijama con gorro de bolita, persignarse, apagar la tele, dejar el trago y dormir?

4. El culpable fue el otro conductor al pasarse la luz roja.

Este argumento, señores, fue motivo de burla en todas las redes sociales. Sólo bastaron ver las fotos para constatar que el Club Guadalajara, nuevamente, mentía con tal de proteger a su jugador.

El coche de Alan estaba deshecho de la parte frontal. El otro coche estaba todo chocado de la parte trasera.

¿Quiere decir que el otro conductor venía manejando hecho mad... ¡de reversaaa!?, o sea, ¿venía de reversa, se pasó un rojo y chocó con Alan, quien sí conducía el auto, no como tratan de engañarnos las Chivas?

Ayer, en Picante, de ESPN, estuvo José Luis Higuera, CEO de las Chivas.

"Alan nos dijo que no venía manejando y que no tomó una sola gota de alcohol, y le creemos. Venía de ver nuestro juego ante Veracruz".

Señor Higuera, lea la portada del periódico MURAL o CANCHA de EL NORTE. Ahí verá las fotos donde le estaban dando duuuro y directo al champagne.

Y el concierto fue a la hora del juego, por cierto.

¿Por qué?

¿Por qué los equipos defienden tanto a sus jugadores, cuando éstos son irresponsables al conducirse en su vida privada?

Aún recuerdo las dos veces que Luis Pérez se dio en la mother. Ambas traía alcohol hasta en las uñas de los pies, chocó y abandonó la camioneta.

¿Qué dijeron en Rayados?, que nooo, que era un amigo el que manejaba, que él no era... ¡Pfff!

¿Alguien les creyó?... ¡ni ellos mismos, por Dios!

Tigres protegió y ocultó lo de Danilinho en el 2011, aunque aquí su Sanca les contó todo.

Un club serio y grande pone el ejemplo con sanciones duras, y no con contemplaciones de equipo de barrio.

¿Por qué les creen todo a los jugadores y se avientan a darles el espaldarazo sabiendo que en un 2 por 3 conoceremos -y publicaremos- la verdad?

"No tomó y no conducía el coche".

Chivas e Higuera.

Vean MURAL o EL NORTE, a ver si le siguen creyendo al Guadalajara.

PD: Lo escrito, escrito está.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios