miércoles, 18 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 18-10-2017



Batalla Aldrete con parquímetro

La ya dilatada presencia de parquímetros alrededor del Estadio Azul vaya que ha dejado dolores de cabeza a los futbolistas del Cruz Azul.

Así le pasó el viernes pasado a Adrián Aldrete, ese al que expulsaron el sábado en el Clásico contra el América, al llegar al inmueble para el entrenamiento.

Y es que el lateral está estrenando un bonito auto que cuesta casi 2 millones de pesos, por lo que todavía no se sabe las placas de su nueva nave.

Aldrete pidió a los aficionados que esperaban ahí para solicitar autógrafos y fotografías que le dieran chance de ponerle sus monedas al parquímetro, para colocar así el papelito sobre el tablero del vehículo, y pese a que ya se había bajado del coche, se fijó de nuevo en la placa también ubicada en el tablero.

Volvió con el papel y luego se dispuso a regalar autógrafos, hasta que se percató que había marcado mal la placa de su deportivo, por lo que tuvo que juntar otra vez sus monedas para ir al parquímetro.

Esta vez no se equivocó y pudo dejar todo listo en su coche para ahora sí tomar sus cosas y meterse al Estadio Azul.

Y qué bueno que se percató porque no le fueran a poner la araña a su "carcachita", tal y como le ocurrió a principios del torneo a la camioneta del defensa Jordan Silva.

Derrotadas y a cumplir

En América femenil no todo es jugar futbol y ganar partidos.

O al menos no lo pareció este pasado domingo, porque después de perder un invicto de once partidos en Liga, sucias y con el sudor en la frente tras 90 minutos de lucha contra Pachuca, las niñas tuvieron que cambiar la cara y atender casi de forma inmediata, ya sea con fotos y/o autógrafos, a una decena de aficionados que ganaron una promoción de una dinámica dentro del estadio.

La verdad es que esto fue maravilloso para los seguidores, pero las chicas no se veían tan contentas, y con justa razón, ¿a quién le daría gusto salir a dar autógrafos y con la ropa de juego puesta después de perder por cuatro goles?

Y si no me creen, pregúntenle al señor Leonardo Cuéllar, quien lanzó unos ojos matones cuando vio a sus jugadoras formadas para atender a los aficionados, justo cuando minutos antes había dicho en conferencia que las necesitaba bien descansadas para el futuro.

Aunque aquí hay una duda que no me deja dormir... ¿en América serán capaces de hacer esto con el equipo varonil? Es decir, la verdad yo no me imagino a Oribe Peralta cumpliendo con un compromiso comercial minutos después de perder un invicto.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios