miércoles, 25 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 25-10-2017



Sin pies ni cabeza

Que alguien por favooor me explique cómo están haciendo las cosas en el equipo de futbol femenil de Cruz Azul.

Ahora que ya las golearon, las exhibieron y las dejaron para llorar, resulta que el técnico Pablo Bocco sale a decir que este proyecto va a cuajar en dos años, que son chicas que nunca antes habían jugado, que no tienen experiencia y un montón de cosas más para justificar que están en el antepenúltimo lugar de la Liga y que sólo se salvan porque el Veracruz es una auténtica tragedia.

Los padres de muchas de las jugadoras celestes están más que molestos, y con justa razón, porque están convencidos de que al técnico (quien como jugador fue de regular a bueno) no se le da esto de dirigir a mujeres. Se nota en la cancha que no sabe cómo colocarlas ni sacar lo mejor de cada una.

Ojalá que el encargado de las fuerzas básicas de La Máquina, quien por cierto estuvo en el partido del miércoles pasado contra América, ya se haya dado cuenta de que no pueden seguir arrastrando lo que queda del prestigio de la institución.

Pumas tampoco fue por jugadoras conocidas y también reclutó con las que se presentaron a las pruebas, y ha dado muestras de crecimiento, al grado de que van invictas en casa.

Por ahí también me enteré de que las chicas celestes tiene contrato hasta el final de este torneo, y me pregunto cómo es que quieren hacer un proyecto a dos años, si ni siquiera tiene modo de retener a las que mejor han jugado.

Guardarropa no tan grande

Y ya que andamos en los rumbos de La Noria, pasemos al primer equipo. Déjenme platicarles que, desde que llegó a México, si hay algo que ha dejado claro Paco Jémez es su capacidad para generar polémica y su elegante estilo para vestir en cada encuentro que dirige.

Es característico del español salir de traje en los duelos de Cruz Azul y por lo regular varía el conjunto, aunque en el último encuentro ante Lobos BUAP le falló la "rotación".

El timonel, luego del buen ambiente tras la victoria ante Querétaro del martes, acudió a la presentación de la Temporada Grande en la Plaza México el jueves y vistió un traje gris, camisa negra, y corbata y pañuelo amarillos.

No sé si haya sido la prisa, porque el viernes el equipo viajó de inmediato a Puebla, que el timonel ya no pudo cambiar el traje del jueves y utilizó el mismo para el duelo ante Lobos, el cual todos sabemos terminó con victoria para el cuadro poblano y con un Jémez afirmando que su equipo "no es grande", expresión que, tras lo visto, también se le puede poner su guardarropa.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios