lunes, 30 de octubre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 30-10-2017



Los dos primeros

Me imagino que no hace falta ser vidente para saber cuáles son los dos nombres que encabezarán la lista de transferibles para el próximo torneo de los pobres Pumas.

Si te imaginas que hasta arriba de esa lista van a estar Joffre Guerrón y Nestor Calderón estarás en lo correcto, ya que ambos han sido una decepción absoluta en Ciudad Universitaria.

Sólo la directiva auriazul me salió tan ciega como para tenerle fe ídem al ecuatoriano, al que su promotor vendió como la última Coca-Cola del desierto, con la preciosa promesa de que con unas semanas de trabajo, el fortachón iba a volver a ser el jugador que maravilló a todos en la Copa Libertadores. Ajá, sí, ajá.

Y del "Avión" Calderón, bueeeeno, si Santos Laguna no lo quiso de regreso después de prestarlo a las Chivas, me imagino que la gente de La Comarca tenía clara la medianía de este delantero y que no iba a dar más, a pesar de que hubiera tenido algunos destellos con el Rebaño que se coronó el torneo pasado. Diiiiden que así es el carácter de este tipo de jugadores, que de pronto están en los cuernos de la luna, se trepan a un ladrillo y luego azotan gacho en el piso.

Pumas anda buscando un delantero con urgencia, parece que andan viendo varios prospectos del extranjero, pero valdría la pena que también le echaran un ojo a algo del mercado nacional, a lo mejor si se dan una vuelta por el ascenso, quien quita y hasta encuentran bueno, bonito y barato, algo que reaaaaalmente les encanta.

Alivio celeste... de un tuzo

Es de llamar la atención lo mucho que le duele a los ex futbolistas de Cruz Azul la actualidad de La Máquina: tanto o más que los que hoy en día tienen al equipo como un hazmerreír. Y miren que lo digo con conocimiento de causa.

Me contaron que el pasado viernes el señorón Óscar Pérez, se dio cita en un centro comercial de la Capirucha para dar autógrafos. Resulta que entre los aficionados que lo acompañaron hubo uno en particular, que se fue a casa con un detalle, uno muy grande.

Resulta que ese seguidor era el primero en la fila y llevaba puesta una playera de Cruz Azul. Cuando se acercó al "Conejo" se llevó un abrazo fuerte y lo más valioso, unas palabras que quizá no le den los campeonatos que perdió su equipo, ni las Liguillas que han dejado ir, pero sí la tranquilidad que muchos azules necesitan.

"No te preocupes, Cruz Azul va a salir de esta", le dijo el "Conejo" a este muchacho, que dudo mucho que haya visto ese campeonato del Invierno del 97, en el que precisamente Óscar Pérez fue protagonista.

No sé qué fue, pero algo vio mi "Cone" en ese joven como para darle ese mensaje de ánimo. Aplausos para un jugador que sin tener la playera puesta, tiene más vergüenza que otros que sí la visten y que no asoman ni las narices para hablar con su afición.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios