jueves, 26 de octubre de 2017

Copa sin interés



Por: Mario Castillejos | 26-10-2017

En el impreciso mundo del futbol, la acción de "planear" sólo se limita a una metódica preocupación para encontrar un accidental resultado.

El Atlante, sin técnico y siendo el colero en la división de ascenso, ¿le ganó al Toluca?

¿Querétaro dejó fuera al León en su casa?

En la Copa EFL de Inglaterra, ¿el poderoso Manchester City sudó en tanda de penales para eliminar al tibio Wolverhampton Wanderers?

En las "moleras" competencias de Copa en México ¿las sorpresas se dan porque los grandes no le prestan interés?

En España, por ejemplo, la Copa de Su Majestad el Rey de Futbol, mejor conocida como la Copa del Rey, de 113 ediciones, los títulos y las Finales siguen en el monopolio de los clubes grandes: el Barsa acumula 39 Finales y Real Madrid otras 39.

La FA Cup inglesa es dominada por el Arsenal, Manchester United y el Tottenham.

En la Copa de Alemania (DFB-Pokal), el Bayern Múnich tiene tres veces más títulos coperos que el segundo, Werder Bremen (18 contra 6).

En la Copa Italia (Coppa Italia), denominada actualmente TIM Cup por motivos de patrocinio, el dominio de la Juventus se refleja en sus tres últimos títulos ganados al hilo.

Pero cuando vemos que en México la resucitada Copa MX es conquistada en los últimos años por Dorados, Morelia, Veracruz, Puebla o Querétaro, bueno, hasta el Cruz Azul la levantó recientemente, algo me dice que aquí la cultura de la hueva sigue mandando.

De no creerse, pero aún hay entrenadores que se duermen a los directivos con el cuento de que sólo hay que jugar con seriedad por la Liga, que sus jugadores se saturan en el intento de ganar ambos torneos, que ganar la Copa no implica ningún premio clasificatorio a una justa internacional y no sé qué otras piñas más, cuando la trampa está en que los técnicos y jugadores perciben sus jugosos sueldos por año y no por número de partidos.

Sólo como dato: un lleno en el Estadio Universitario puede facturar entre esquilmos y entradas el millón de dólares. Y en el BBVA, hasta el millón 800.

Usted calcule si esto no es un premio para cualquier institución, sobre todo si los futbolistas y sus entrenadores cobran jueguen o no.

Al conocer esta simple realidad, todavía hay muchos periodistas que critican y desprecian el evento. Ésos aún dan más tristeza. En fin.

Pero hoy, si Rayados no fue víctima de la sorpresa (Leones Negros), presiento que el ingrato futbol los compensará levantando la Copa MX, porque como ningún otro club le ha dado seriedad al torneo desde un principio.

PD. Aunque como dijo Miguel de Cervantes: "Al bien hacer jamás le falta premio". ¿No cree usted?

Lo escrito, escrito está.
Anuncios