miércoles, 11 de octubre de 2017

Corregir o fracasar



Por: Roberto Gómez Junco | 11-10-2017

Ayer Messi se encargó de instalar a la Selección Argentina en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

A quienes siguen criticándolo porque "sólo con el Barça luce", el mejor futbolista del mundo y máximo goleador en la historia de "la albiceleste", les respondió con tres goles en cancha ecuatoriana.

Con la escuadra argentina incluida, han quedado definidos 23 lugares, y los restantes serán definidos en noviembre.

Entre los favoritos en esta próxima Copa del Mundo, los auténticos candidatos a conseguir el máximo objetivo, tal vez podamos en este momento señalar solamente a cuatro selecciones: las de Alemania, Brasil, España y Francia.

Como aspirantes, selecciones que pretenden convertirse en la gran sorpresa, escuadras como las de Inglaterra, Uruguay, Bélgica, Portugal, Argentina, Colombia... e Italia si clasifica.

Y como participantes, por lo menos en teoría, los demás equipos: los restantes sudamericanos y europeos, y todos los africanos, asiáticos y concakafkianos.

Para la Selección Mexicana, el gran reto radica en elevar su nivel de juego en los ocho meses que le quedan disponibles antes de encarar, a partir de mediados de junio de 2018, el mundialista compromiso.

Si creen que la facilidad con que resolvieron esta eliminatoria es el parámetro, se estrellarán con el de la realidad en la Copa del Mundo.

Para no estrellarse, es mucho lo que deben crecer las individualidades a partir de un desempeño colectivo más razonable, con más alineaciones repetidas y cada quien jugando donde mejor juega.

Si no hacen algo tan sencillo, los complicados serán los rivales.

¿Será tan difícil vislumbrar el panorama primero para corregir el rumbo después?

Así parece.
Anuncios