martes, 31 de octubre de 2017

Enemigo en casa



Por: José Ramón Fernández | 31-10-2017

Hace un par de días me he enterado que, en lo oscurito, como acostumbra hacerlo la Federación Mexicana de Futbol y algunos presidentes de clubes, Decio de María y Alejandro Irarragorri se reunieron a raíz de unas llamadas telefónicas aparentemente privadas que fueron grabadas y salieron a la luz pública, donde se involucraba a ambos en temas de futbol, lógicamente. El manejo y tono de la voz de Irarragorri sobre Decio de María era como 'yo mando y tú obedeces'.

Los directivos en el futbol mexicano, en general, son de piel muy sensible, todo aquello que el periodismo maneja de cosas internas les molesta, y más de la privacidad de una llamada telefónica. Que alguien la grabó y se la entregó a alguien que publicó lo que se decía, o que dicen que la editaron, pues tienen que comprobarlo, y para comprobarlo pues no hay más que Irarragorri y Decio de María tendrán que presentarse con su demanda ante la PGR para comprobar que sí existió esa llamada, que se trató de un tema de futbol, de dinero, de la compra de un futbolista, de decir 'mira, este futbolista no está listo, pero habla con el tal Palma para que te explique cómo está porque pertenecía a Jaguares, un equipo que estaba en extinción', en fin, todo lo que se habló en esa plática y que salió en parte a la luz, según ellos editada.

Yo no estoy a favor de que las conversaciones privadas salgan a la luz, porque si no, saldría cualquier cantidad de podredumbre, no solamente en el futbol, sino imagínese lo que saldría en la política, pero de ahí a que de repente la FMF y el propio Irarragorri digan 'vamos a demandar a quien lo haya hecho', primero tienen que preocuparse por qué lo hacen, por qué se manejan de esa forma, por qué no se manejan más transparentes y después investigar, si quieren traer al FBI o a la CIA que los traigan.

No es fácil el tema, los abogados que tenga la Federación pueden llegar a la conclusión de que era alguien que inclusive trabaje en el mismo grupo o la misma Federación lo haya hecho por venganza, por encargo, por dejar mal parado a Decio o a Irarragorri. Yo no creo que un periodista, si tiene una nota de este tamaño, no la publique, tiene que publicarla, por eso se supo lo de Watergate, por eso han caído presidentes importantes, porque se sabe y los medios se encargan de difundir algo que no es bueno.

Si Decio de María o Irarragorri quedan mal parados, es cosa de ellos; tienen que investigar a fondo en su propia casa, porque yo creo que al enemigo lo tienen en casa, no afuera; está adentro, el enemigo es quien graba y filtra esas grabaciones, así lo siento yo, así lo percibo conociendo a ambas personas. Son cosas que pasan en el futbol y mucho sucede en el futbol mexicano por manejarse con tan poca transparencia, como se hizo con los contratos famosos del Mundial o como recientemente se ha dicho que una filial de Televisa está siendo investigada por la FIFA por unos sobornos muy fuertes que otorgaron por diferentes Mundiales.
Anuncios