domingo, 22 de octubre de 2017

Ganan las individualidades



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' | 22-10-2017

El Toluca llegó al Estadio Universitario como un visitante con tintes de peligro, pese a que sus números no representaban tal cosa, 4 empates y una derrota en 5 partidos disputados en tierras ajenas.

El cuarto lugar de la tabla de posiciones dejaba la impresión de que el equipo de Hernán Cristante ofrecería más resistencia a la escuadra de Ricardo Ferretti, pero no fue así.

Los felinos querían dar otro paso rumbo a la clasificación tempranera y desde el arranque se propusieron a que ni el Diablo evitaría que lograran su objetivo.

Me agradaron los primeros 15 minutos de Tigres que, desde el silbatazo inicial, empezó a presionar al Toluca en su propia cancha y con eso lograba una rápida recuperación de la pelota cerca del área contraria.

Sin embargo, después de alcanzar la anotación en una muy buena jugada entre el "Chaka", Valencia y Gignac el partido y Tigres vinieron abajo.

La primera actitud de los felinos, luego de estar arriba en el marcador, fue dejar de hacer lo que mejor estaban haciendo, regalarle la pelota al rival.

Si lo que le estaba dando resultado y otorgándole el control del partido era su propuesta agresiva en la recuperación y propositiva a la hora de atacar, ¿por qué no seguir haciéndolo por más tiempo?

De ahí en adelante, y con la agravante de estar en inferioridad numérica, empezaron a aparecer los errores en la media cancha y lo que pintaba para ser una agradable primera mitad terminó en un mar de errores en los pases y tomas de decisiones que aburrían.

Vargas tuvo una mala tarde, Carioca nos muestra que todavía le cuesta adaptarse a la velocidad del futbol mexicano, Aquino es expulsado de una forma bastante irracional y el primer tiempo terminó sin que viéramos dos equipos jugando un futbol acorde a sus posiciones en la tabla.

En cuestiones arbitrales creo que Isaac Rojas perdonó en dos ocasiones la tarjeta amarilla a Hugo Ayala, lo que lo llevaría a una expulsión.

Para mi gusto, el árbitro nunca midió con la misma vara acciones muy similares.

El arranque del segundo tiempo poco cambió hasta que Valencia sacó de su cosecha personal una linda jugada que le dio un nuevo rumbo al encuentro y ocultó el pobre funcionamiento de su equipo, que logró una victoria con un marcador elástico y un futbol que no me convence.

Otra vez ganaron las individualidades.

Si la idea era ganar combinando el resultado y la forma, creo que se quedaron cortos, sólo lograron lo primero.

MI CURIOSIDAD

El Monterrey saltará hoy a la cancha para buscar retomar la senda del triunfo luego del fuerte golpe de haber perdido por su pobre actitud y exceso de confianza.

Con esa tremenda lección recibida en Puebla, mi curiosidad es ver cuál será la reacción del equipo de Mohamed.
Anuncios