lunes, 30 de octubre de 2017

¿Ganar dejó de ser raro?



Por: Mario Castillejos | 30-10-2017

A lo largo del nuevo milenio, las condiciones estaban dadas. Todo era cuestión de tiempo. Y hoy, 30 de octubre del 2017, por fin se dio: la Ciudad de Monterrey amanece con sus dos equipos liderando la Liga.

Los equipos regios han aparecido en nueve de las últimas 16 Finales, pero sería muy complicado desmenuzar el por qué pasaron más de 40 años para ver en solitario a Rayados y Tigres peleando por la cúspide del futbol nacional, sobre todo en un juego donde ganar siempre ha sido la medicina que todo lo cura.

Igual, John Wooden (considerado el mejor entrenador de la historia de la NCAA), tenía razón: "ganar requiere talento y repetir exige carácter". Y entre ausencia de talento o falta de carácter, históricamente nos acostumbramos a contabilizar muchos más culpables que héroes. El punto es que aquí tradicionalmente no sabían contratar o manejar jugadores estelares.

Pero a diferencia de otros momentos, a los actuales Tigres y Rayados ya no los veo ser víctimas de la casualidad. Es más, en esencia, ahora comparten la misma estrategia: fichar futbolistas que por talla (calidad-costo) sean inalcanzables por los demás. Y no hablo de un par, sino de la plantilla completa.

Siendo ésta la única ventaja competitiva que prevalece en cualquier juego de conjunto, las directivas regiomontanas, expertas en globalización, entendieron que había que liberar los topes de las importaciones de talento (no más de 5 por equipo) para crear una plataforma con muchas más figuras y, sobre todo, a precios y sueldos internacionales.

Y hago hincapié en los valores de los futbolistas, por que paradójicamente, estando topado el número de importados en México, los nacionales fueron tazados muy por arriba de su calidad.

Y como detalle, ahí está el precio exorbitante que pagó el Guadalajara por Alan Pulido, mientras que Tigres, por citar una contraparte, desembolsó hasta un tercio del precio de Pulido por el seleccionado chileno Edu Vargas.

Y si a esto le agregamos que Chivas sólo tiene un país para escoger jugadores, igual que lo tenían el resto de los clubes mexicanos para hacerse de una obligada base de 17 nacionales.

Ahora que no existen límites para contratar y se puede echar mano en cientos de Ligas alrededor del mundo, las posibilidades de comprar mejores y más baratos jugadores prácticamente son ilimitadas.

De hecho, no fue ninguna casualidad que la propuesta de la regla 10/9 (ahora 9/9) fuera iniciativa regia. Y como resultado, hoy los vemos a ambos en la cima, donde con las nuevas reglas, los podríamos ver por muchos años más.

Aunque la rivalidad te hace llegar lejos, también amarga la vida. ¿No cree usted?

PD. "El conocimiento es poder" Francis Bacon.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios