jueves, 12 de octubre de 2017

Honorabilidad en duda



Por: Mario Castillejos | 12-10-2017

¿Salió librada la honorabilidad del futbol?

En el último año la revista The Economist y periódicos como The Guardian y The New York Times han acuñado un término: "mundo de la post-verdad". En resumidas cuentas, todos hablan de que la información está fuera de control y, sin duda, el futbol no está exento.

La culpa de que se haya olvidado la verdad dicen que es de Google, Facebook y Twitter, sin importar que buena parte de la población ni siquiera usa las redes digitales.

En su blog, Ignazio Aiestaran afirma con toques de sarcasmo que "los debates profundos son en 140 caracteres, porque Twitter está diseñado para repetir lo más estruendoso del día y odiar desde el anonimato". ¿Quién lo dijo? ¿Quién lo publicó? No importa, porque también genera negocio.

Desgraciadamente nos estamos acostumbrando a que los mítines, las catástrofes, los atentados y cualquier evento masivo como la última jornada rumbo al Mundial de Rusia 2018 sean plato de televisión, donde el show debe continuar de la mano con la "postmodernidad".

Y como lo que está de moda es disfrazar las emociones y las creencias personales con notas, pues ahí les va: Ecuador se regaló ante Argentina jugando con suplentes, muchos de éstos menores de 25 años.

Y la tempranera anotación de los locales sólo fue para revestir la planeada resurrección al tercer día, perdón, el triplete del "maestro" Lionel Messi que, junto a Cristiano Ronaldo, llenará con cientos de millones de dólares las arcas de los organizadores rusos, casi todos ex agentes de la KGB.

En Concacaf, Panamá se clasificó con un gol fantasma de la mano de una señora borlotera que interrumpió el juego, pantomima vil del programa "Laura en América".

En Honduras, los balones salían del banco local como quien tira hasta seis bolos en un bautizo. Y aparte de anotar un tanto en claro fuera de lugar, otros tres payasos vestidos de civil escondieron su gafete que les daba acceso a la cancha antes de interrumpir el juego.

Y así la venganza se consumó con la no clasificación de los Estados Unidos por las acciones que llevaron a cabo el FBI y todas las autoridades norteamericanas contra los miembros de la FIFA acusados de lavado y cobro de sobornos en el futbol.

Créame, no se ría, muchos están convencidos de todo esto. ¿O seré yo de los pocos ingenuos que aún habitamos en el mundo de la "post-verdad"?

Señores, cuidado con los juicios falsos o infundados que una vez publicados se suman al discurso público. La trampa está en confirmar con mentiras los prejuicios de la gente.

PD. Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.- Jean Paul Sartre.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios