viernes, 20 de octubre de 2017

Impresionante



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' | 20-10-2017

Por supuesto no me refiero al futbol jugado por los Rayados y Tigres a media semana, pese a que los felinos, aún inmersos en su desorden colectivo, encontraron la forma para ganarle al Veracruz.

La intermitencia de Tigres ya no me sorprende, nunca sabemos de antemano cuál será su nivel futbolístico, cosa que empieza a molestar a sus aficionados y lo hicieron saber el martes en el Estadio Universitario.

Todos sabemos que "Tuca" tiene la obsesión por lograr tener mas la posesión de la pelota que su rival y eso no está mal, aunque siento han distorsionado un poco esta idea por utilizarla también en los contragolpes, lo hicieron en varias ocasiones contra Veracruz.

Cuando de contragolpear se trata contener en demasía la pelota es perder tiempo y sorpresa.

Pero veo también la posesión sin verticalidad, toques laterales intrascendentes, eso se debe a que sus volantes no encuentran receptores entre los muchos ofensivos que tienen que, al ser marcados siempre con superioridad numérica de los defensivos rivales, reducen espacios en el último cuarto de la cancha.

En resumen, mucha gente, poco espacio. Solución: en espacios reducidos se recomienda el desequilibrio individual en manos a mano y sólo Aquino lo tiene.

Tal vez sea hora de buscar otra forma de jugar y para eso tendría que sentar algún figurón, ¿lo hará el "Tuca"?

Ya el Monterrey se enfrentó al Puebla con la certeza de tener los 3 puntos en la bolsa antes del silbatazo inicial, un grave error que le tumbó el invicto y pudo haberse transformado en una escandalosa goleada.

"Jugando así nos gana cualquiera" fueron las palabras de Tony Mohamed "y si es en una Liguilla se esfumará el sueño del título de campeón", eso lo agregué yo de mi cosecha.

El mayor riesgo de haber logrado de forma temprana la clasificación era la relajación de sus jugadores.

La creencia de que con poco bastaría para seguir alcanzando los resultados llegó mucho antes de lo que me imaginaba.

Quizá orientándolos y hablándoles al oído que estar clasificados no les otorgaban el derecho de aflojar el paso no fue suficiente, cualquier parecido con un hijo adolescente es mera coincidencia.

Los jugadores rayados tuvieron que sentir en carne propia el fuerte derechazo que el futbol nos da cuando nos desviamos del camino correcto.

Así como la vida, el deporte también nos imparte lecciones y el futbol fue claro con los dirigidos por Mohamed y la resumo con esta frase: "La grandeza está íntimamente relacionada con virtudes llamadas humildad y esfuerzo, cuando las pierdes dejas de ser competitivo".

Impresionante lección que le costó lo invicto, pero de ser aprendida y ejecutada en la cancha podrá ser de mucha utilidad.
Anuncios