domingo, 1 de octubre de 2017

...Y hubo de tooodo en el Uni



Los aficionados de Tigres le rindieron tributo a los fallecidos a causa del sismo ocurrido el 19 de septiembre.

Majestuosa, la bandera de México cubrió la zona de Preferente, mientras más de 41 mil aficionados cantaban el Himno Nacional.

"Hoy más unidos que nunca", se leía en una manta que era sujetada por los 22 jugadores que iniciaron el partido.

También se intentó guardar un minuto de silencio, pero lamentablemente no se cumplió a cabalidad. Al menos cinco personas aprovecharon el momento para hacerse notar con gritos completamente fuera de lugar.

Por lo que exclamaron, se pudo identificar que los irrespetuosos eran aficionados de Tigres y unos más del Guadalajara. Pero el sinsabor de las interrupciones duró poco.

A los 19 minutos de iniciado el partido, los integrantes de la barra Libres y Lokos cantaron el "Cielito Lindo". Miles se sumaron al canto y al final hubo aplausos para cerrar el emotivo momento.

Después de los homenajes, el futbol retomó la atención.

Lo sucedido en la cancha atrapó a los aficionados. Hubo molestia porque el silbante no concedió un penalti a favor de los felinos tras un empujón sobre André-Pierre Gignac.

Y luego excitación, cuando el árbitro Fernando Guerrero sí marcó uno de manera inexistente en tiempo de compensación. Entonces, no había lugar para el silencio.

El grito de gol retumbó en todo el Uni que no encontró de nuevo la paz, porque un conato de bronca entre el técnico Matías Almeyda con Eduardo Vargas se suscitó al final del partido. También el auxiliar del técnico de Chivas intervino.

Reapareció la manta que decía "Hoy más unidos que nunca", aunque la noche terminó en zafarrancho.
Anuncios