jueves, 9 de noviembre de 2017

Columna San Cadilla Mural | 09-11-2017



Ahí viene Toño

Todo indica que el primer movimiento de las Chivas para reforzarse está dado, pues ante la inminente salida de Rodolfo Cota, la directiva rojiblanca se puso a trabajar.

Si ayer en el juego de la Copa MX entre el Pachuca y el Tijuana vieron como titular a Manuel Lajud y no a José Antonio Rodríguez, quien era habitualmente el estelar en ese torneo, es porque el portero regresará al club que lo vio nacer.

Digo, no hay que ser adivino para entender que ante lo complejo que resulta para el Rebaño armarse, antes de pensar en desembolsar una millonada por algún portero, pensaron que lo mejor sería regresar a sus filas a alguien cuyo pase les pertenece. O como dicen en mi pueblo, más-seguro-más-marrao.

Ambas directivas se echaron un telefonazo en estos días y arreglaron que Toño volviera, ya que su préstamo finaliza en diciembre.

Entre que son peras o manzanas, le pidieron a los dirigentes de los Xolos que ya mejor no lo arriesgaran en la Copa, no vaya ser que se lesione y ahora sí ni con el portero de la cantera pueden contar las Chivas.

A mí me parece que el regreso de Toño puede venirle bien a ambos involucrados.

El portero buscará su revancha porque su salida del club no fue la mejor, después de que precisamente Cota le comió el mandado; ahora como estelar podría tomar esa responsabilidad sin la sombra de un elemento de mayor experiencia.

Mientras que a las Chivas les cae de perlas no tener que gastar en un guardameta, porque ¿a poco creen que si no pagaron lo que Pachuca pedía por Cota, sí lo harán por Jesús Corona o Alfredo Talavera?

Dependerá de Toño tomar esta oportunidad que se le abre y tener su revancha.

Los guapos

Hay rojinegros que se ponen muy guapos luego de los entrenamientos.

No, mis queridos y filosos lectores, no se vayan por otro lado, que su servilleta a continuación les dirá por qué.

Cinco futbolistas del Atlas se caracterizan por ayudar a los empleados del club en varios detalles, sobre todo en el aspecto económico. Sin pensarlo, sacan dinero y lo reparten entre algunos trabajadores que las pasan negras para llegar a fin de mes.

Los futbolistas que se distinguen por estos detalles son Rafael Márquez, Leiton Jiménez, Stiven Barreiro, Javier Salas y Christian Tabó. No digo que los demás no lo hagan, pero de ellos se escucha que dan ayuda.

Ya saben que muchos futbolistas andan en su mundo color de rosa, ganando sueldos estratosféricos y no se acuerdan cómo viven los terrenales.

Para medicinas, zapatos o simplemente dinero en efectivo, los rojinegros se ponen guapos, sobre todo cuando los resultados en la cancha se les dan.

Ahora sólo falta que los Zorros le ganen al Pachuca y que hagan felices a unos cuantos más.

Silbatos enojados

Los árbitros de la Liga MX están molestos por la lluvia de críticas sobre su trabajo en las últimas semanas.

De hecho, hicieron un entripado marca llorarás luego de aquel juego en que los ex directivos del Querétaro se les fueron a la yugular y los acusaron de ladrones y demás linduras, por los penales que le regalaron al Cruz Azul en la Jornada 10.

Y si no hubiera sido porque el dueño de los Gallos Blancos puso de patitas en la calle a Joaquín Beltrán y Arturo Villanueva se habría armado la lucha de poderes entre los silbantes y los emplumados.

De cualquier forma, los silbantes andan tan encabritados que han tenido reuniones para armar una propuesta de respeto y apoyo de los directivos para empezar la Liguilla en paz.

No faltaron quienes mencionaron su intención de parar la Liga otra vez, porque en lugar de encontrar respaldo en la FMF, las cosas volvieron a ser las mismas y se sienten solos.

La llegada de Arturo Brizio tranquilizó a varios grupos del arbitraje, pero no es mago como para corregir de un sopetón los errores de fondo, manejo y preparación de los silbantes.

Los árbitros necesitan más tecnología y gente preparada que los retroalimente, porque los bandazos han hecho que la polémica sea un plato repetidísimo en el menú.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios