miércoles, 8 de noviembre de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 08-11-2017



Ahora o nunca

En la Selección Nacional están más que conscientes de la fortuna que tuvieron al amarrar los dos juegos amistosos de los próximos días ante Bélgica y Polonia, no sólo porque son cabezas de serie para el sorteo mundialista, sino porque bien que saben que va a estar cañón tener juegos de este nivel en los meses que quedan para disputar la Copa del Mundo de Rusia en el próximo verano.

En las mentes tricolores calculan que el año próximo se jugarán apenas unos cuatro o cinco partidos antes del viaje al Mundial. El primero de ellos será el 31 de enero en San Antonio con jugadores de la Liga MX, luego llegará la Fecha FIFA de marzo, a continuación el partido de despedida en México allá por mayo, y si acaso uno o dos más en suelo europeo, antes de arrancar la Copa del Mundo.

Así que mientras el Tricolor intenta amarrar contrincantes de calidad para la preparación final, nadie puede echar en saco roto la exigencia de aprovechar un par de partidos que no son cosa de todos los días.

Rival con 'garra'

Y hablando de rivales para el resto de la ruta hacia Rusia, me cuentan que ya se cocina al rival del Tricolor para el partido de despedida antes de treparse al avión hacia Rusia.

Dicen que los directivos ya tuvieron acercamiento con sus similares de Uruguay, con los que prácticamente ya pactaron el encuentro, que se celebraría allá por el mes de mayo del año venidero.

Lo único que podría echar por tierra este proyecto es que los charrúas sean colocados en el mismo grupo que México para el Mundial, algo que se sabrá en los primeros días de diciembre próximo.

En caso de que esta "tragedia" se dé, no se han confiado y buscan un plan "B" con una Selección del continente africano, o incluso con algún cuadro que no haya clasificado a Rusia. Este punto todavía está en papel, pues antes de buscar a otro rival, van a esperar a que pase el sorteo.

De inicio está la idea de que el partido pueda ser en el Estadio Azteca, pero hay que ver, porque ya saben que al final los seleccionados mandan y ya ven que esta administración se ha caracterizado por cumplirles sus caprichos a los jugadores.

Bien podría agendarse ese partido en otra ciudad para no herir las susceptibilidades de los seleccionados, quienes quesque le tienen tirria a la altura y al maltrato de la afición capitalina.

Llévelo, llévelo

Aunque ya han de estar bien acostumbrados a no chambear mucho en diciembre, los vendedores del Estadio Azul, que suelen dobletear y hasta tripletear en el Azteca y CU, seguro van a cruzar los dedos como pocas veces para que La Máquina gane el sábado 18 al Veracruz, porque, de lo contrario, cumplirían un año sin Liguilla ni en el estadio celeste ni en la casa de los Pumas.

A ver si se les hace.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios