viernes, 10 de noviembre de 2017

Con los pies y con la cabeza



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' | 10-11-2017

El Monterrey, con un equipo casi completo, no logró asegurar el liderato y el Clásico gana importancia y creo hará pensar mucho más a ambos técnicos en lo que deberán hacer en la Jornada 17.

Como quiera les adelanto, no importa cuál decisión tomen tanto Mohamed como "Tuca" Ferretti en este Clásico Regio, el perdedor será fuertemente criticado y el ganador se convertirá en un genio de la estrategia.

Ayer el Monterrey dejó, de nuevo, un mal sabor de boca, apenas logró empatar con Santos jugando un partido atropellado y bastante feo.

Víctima de una gran inestabilidad mental, los jugadores de Monterrey se mostraron invadidos por una inexplicable desesperación por ganar no antes vista en el torneo.

Aquel equipo estudioso, habilidoso con la pelota en los pies y con característica de depredador en zona ofensiva se vio presionado por querer amarrar el súper liderato e hizo todo lo contrario de lo que lo llevó a lo que hasta ahora era una cómoda posición.

Señores Rayados, este partido puede ser tomado como un llamado de atención, un aviso previo a lo que será su prueba maestra y me refiero a la Liguilla, no al Clásico.

Por mejor calidad que tenga un equipo debe siempre recordar que los partidos importantes y por supuesto las Finales se juegan con los pies, pero se ganan con la cabeza.

Esta presentación rayada fue una muestra clara de cómo un buen equipo puede echar por tierra toda una temporada.

Con sólo tener la cabeza en el liderato fue suficiente para desestabilizarse emocionalmente y verse indefenso frente a sus propios errores, cuidado.

SIN ARRIESGAR NADA

Yo podría ser romántico y populista, decirles que ganar el Clásico es el sueño de cualquier jugador, o comparar su importancia con estar en una Final, pero la realidad, la neta, como dicen los chilangos, es que no es así.

En las entrevistas, a veces, los técnicos y jugadores dicen cosas, pero no siempre sus palabras están acompañadas por su sentir, la prioridad para esos profesionales del balón es ser campeón.

Pero bien, un Clásico que sólo estaría en disputa el orgullo o el honor se convirtió en el partido por el liderato general que decían no ser la prioridad de nadie, especialmente de "Tuca", que ha dicho abiertamente y con razón, para ser campeón mexicano solo hay que estar entre los ocho mejores.

Difícil decisión, pero creo que ambos tratarán de ganar el Clásico, pero sin arriesgar nada. Eso haría yo.

¿Qué harían ustedes?
Anuncios