miércoles, 8 de noviembre de 2017

Se aferran a postura



Aunque hay quienes opinan lo contrario dentro de la misma institución rayada, la directiva del Monterrey se aferra a que el Clásico 113 siga siendo considerado un partido de "alto riesgo".

A pesar de que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) le exigió que explique los motivos por los que quiere prohibir el ingreso al Estadio BBVA Bancomer a los aficionados de Tigres con playeras o accesorios alusivos al equipo, el club albiazul sigue firme en su postura, por ahora.

La Profeco atendió un exhorto que hizo el Congreso de Nuevo León para garantizar que se protejan y respeten los derechos de los asistentes y evitar que sean víctimas de discriminación, por lo que demandó explicaciones a los Rayados.

"Tras las inconformidades de aficionados reportadas por diversas vías, la Procuraduría Federal del Consumidor, encabezada por Rogelio Cerda Pérez, entregó ayer un requerimiento al Club de Futbol Rayados de Monterrey, para que dé los argumentos por los que quiere prohibir que los seguidores de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) entren con playeras de su equipo al estadio BBVA Bancomer, para el juego que se disputará el próximo 18 de noviembre, conocido como el Clásico Norteño", informaron a través de un comunicado dirigido a medios de comunicación.

"El Club Monterrey tiene hasta el próximo viernes, 10 de noviembre, para entregar su argumentación del porqué tomó esta medida que podría contravenir la Ley Federal de Protección al Consumidor, en virtud de que hasta hoy ha expresado que lo hace por motivos de seguridad y por tratarse de un juego de excepción".

La Profeco agregó que dependerá de la respuesta del Monterrey si tomará medidas.

Se buscó al vicepresidente administrativo del Monterrey, Tonatiuh Mejía, para conocer la postura del club a raíz del boletín enviado por la Profeco, pero comentó que no podía atender la llamada, argumentando que estaba en una reunión.
Anuncios